miércoles, 14 de septiembre de 2011

Picnic y una amiga

El domingo fue un día de reencuentro. Volví a ver a T., una amiga queridísima a la que no veía desde hacía... 
¿10 años? ¡Uf!

Nos conocimos cuando teníamos 12 y durante un tiempo fuimos muy, muy buenas amigas. Cosas de la vida, como siempre, y nos distanciamos durante años.

Ahora, tantos años después, también las cosas de la vida nos volvieron a poner en el mismo lugar. Ella es ilustradora de libros infantiles. Y si bien eso fue el puntapié inicial para que nos volviéramos a poner en contacto, la pasión por la cocina y la fotografía fue lo que nos terminó de juntar.

Es así: ella no solo cocina divino, sino que también tiene un emprendimiento llamado Zanahorias y Urracas, con el que hacen un montón de objetos para cocinar y decorar tu casa. Posapavas, delantales, banderines, servilletas, individuales y más. Todos preciosos y muy femeninos, como ella. ¡Ya se los voy a mostrar!


Hoy, después de 10 años, volvimos a encontranos. A intercambiar recuerdos, a ponernos al día, a sacar fotos y a comer, por supuesto. Hicimos un pequeño picnic con muffins, scones y limonada. ¡Ñam!

Disfrutamos de la primavera que ya se empieza a asomar por acá y de las cosas ricas que nos hicimos para comer.


Las tardes cálidas ya se sienten y no se me ocurre un mejor clima para desempolvar esos manteles viejos, guardar unos muffins en un tapercito, llenar un termo de limonada y sentarse a disfrutar de un poquito de verde. 

Ustedes, ¿qué esperan?

Acá les dejo una receta muy rápida para que no tenga excusas.

Receta: muffins de té ceylon y cardamomo

Salen 8 muffins

150 g manteca a temperatura ambiente
120 g azúcar
5 g té ceylon en hebras (o cualquier té negro que les guste, en hebras) 
2 semillas de cardamomo (o un poquito más, si te gusta que se note mucho)
ralladura de 1/2 limón
3 huevos
150 g harina
10 g polvo para hornear

Procesá el té con las semillas de caradamomo. Si no tenés procesadora, como yo, podés usar un mortero hasta que queden casi un polvito grueso.

Batí la manteca con el azúcar, el té, el cardamomo y la ralladura de limón.

Cuando la manteca haya cambiado de color y esté bien batida, agregá los huevos de a uno, integrándolos bien.

Mezclá rápidamente la harina tamizada con el polvo de hornear.

Poné cucharadas en pirotines o en moldes para muffin, tratando de que queden 3/4 partes llenos (y un poquito más también).

Cocinalos en en un horno bajo a 160ºC durante aproximadamente 25 minutos.

Sacálos del horno y tratá de no comerte uno ni bien está caliente. ¡Te desafío!

2 comentarios:

  1. qué linda tarde dominguera de charlas y muffins, que estaban muy demasiado ricos. muy ♥

    ResponderEliminar